Novedades

Medicina en la sangre

Marcelo Hill trabaja para comprender el sistema inmunológico del cuerpo y cómo responde al cáncer.

Se podría decir que la medicina está en mi sangre. Mi padre era cirujano. Mi abuelo, Rafael Hill, también era médico. En la década de 1960 fundó el Hospital Evangélico de Montevideo.

Estudié medicina que está literalmente en la sangre. En esta fotografía, estoy procesando células T de la sangre de donantes sanos para compararlas con células T de personas con melanoma que están siendo tratadas con anticuerpos. Los anticuerpos bloquean la PD1, una proteína que inhibe la respuesta inmunitaria. En última instancia, mi equipo y yo queremos saber si esta inmunoterapia, que hemos utilizado con éxito en modelos animales, funcionará en humanos.

Realicé mi doctorado y postdoctorado en Francia antes de regresar a Uruguay para poner en marcha mi laboratorio en el Instituto Pasteur de Montevideo, donde trabajo con un equipo muy motivado.

Conocí a mi esposa, Mercedes Segovia, durante mi licenciatura aquí en Uruguay. Hemos estado juntos desde entonces: nos mudamos juntos a Francia y tomamos la decisión de regresar juntos a Uruguay también. Ella es inmunóloga y trabajamos juntos muy de cerca.

Uruguay presenta más desafíos para un investigador que Europa. La infraestructura, el equipo, la tecnología y el financiamiento pueden ser de difícil acceso. La inversión pública en ciencia es solo alrededor del 0,4% del producto interno bruto de Uruguay. En Francia, esa cifra ronda el 2%.

Además de eso, la comunidad científica es bastante pequeña, por lo que a veces carecemos de experiencia en ciertas áreas. Pero esto nos da la oportunidad de tender puentes. Mi laboratorio tiene colaboraciones saludables con otros en Argentina y Brasil, por ejemplo.

Con algunos socios, también he lanzado una nueva empresa farmacéutica, ARDAN Pharma. El objetivo es llevar al mercado las inmunoterapias contra el cáncer que hemos desarrollado.

Nature